‘Agallas’ para los bolsos FG #2

fg handmade leather bags
organic with unusual front seam

Quizás leísteis el post sobre las agallas y los bosques de quejigo que nos rodean aquí en el Parque Natural Sierra de Grazalema. El blog terminó así… ‘¿quizás queréis saber exactamente cuales taninos naturales se utilizan en la curtición de las pieles que utiliza Fernando para sus bolsos? Pues a esperar el próximo blog!’

Pues aquí está.

Fue muy difícil encontrar la información de la curtición y los taninos naturales. Fernando compra sus pieles de varios ‘al mayor’ en Ubrique, y ellos compran de diferentes empresas en España y más lejos. Muchas de las pieles de curtido natural vienen de Villarramiel, un pueblo en el norte de España que tiene una larga historia en la industria de la piel.  Me informé que aunque antes sí utilizaban taninos extraídos de la corteza  del pino y encina, ahora utilizan casi exclusivamente ‘quebracho’. Esto es un árbol de Sudamérica que se usa por su madera extremamente dura e igual que al quejigo, se lo saca unos taninos de muy buena calidad.  He contactado con ello y otro proveedor a ver si me pueden informar más. 

Como lo del quebracho me interesaba busqué ‘taninos’ en el ‘San Google’ y encontré algo muy relevante publicado por ‘LIFE’ (un grupo EU que financia proyectos del medio ambiente en toda Europa). En España han estado mirando el uso de los restos de la uva en la producción de vino para sacar unos taninos naturales. Resultan ser de muy buena calidad aparte de estar producidos a través de un proceso que no tiene implicaciones negativas para el medio ambiente.

Extrayendo los taninos así con el reciclaje del hollejo de uva podría evitar la tala anual de 551,250 árboles de quebracho, mimosa o castaño… ¡Increíble!

Quizás ‘LIFE’ podría también investigar las posibilidades/beneficios de los taninos del alcornoque. Sería interesante dado que los viticultores están usando cada vez más los corchos de plástico o tapones de metal, en vez del propio corcho. Si sigue así la industria del corcho vendrá para abajo y seguro que sufrirán los alcornocales…

Advertisements