FG en Español

detail of green leather strap for header image

Fernando García es quién está detrás de los bolsos  y el hombre tras el mostrador de La Tienda Chica en el precioso ‘Pueblo Blanco’ de Grazalema. Allí  lleva más de 15 años haciendo y vendiendo  su artesanía en cuero. Sus bolsos ‘únicos’ cosidos a mano son su ‘pieza estrella’

Fernando empezó estudiando mecánico de aviones y trabajó en ello largo tiempo compaginándolo a duras penas con su única afición, el diseño. Agobiado de la vida de cuidad vino a Andalucía y con las herramientas de talabartería de su tío retomó la creación en piel. Afortunadamente había venido a un sitio muy conocido por su tradición de marroquinería y así tuvo acceso a pieles de alta calidad. Empezó vendiendo desde casa y en las ferias artesanales, pero pronto cogió un local en el pueblo turístico de Grazalema y ahora tiene un negocio exitoso con que mantiene a su familia.

¿No se aburre de hacer lo mismo durante tantos años?

“¡Es imposible aburrirme, jamás hago la misma cosa! Nunca repito una pieza. Bajo a Ubrique para comprar piel…… estudio las pieles, las toco, las huelo…. En este momento vienen las primeras ideas. Cada piel es diferente y por eso cada una sugiere piezas distintas. Cada bolso que hago es único.

Me encanta vivir en Grazalema, me encanta mi vida en familia y me encanta hacer bolsos!  Por eso quizás el proceso de diseño no me cuesta mucho trabajo. Como dije antes todo empieza entre pieles. A partir de allí, una vez adquiridas,  las ideas enraízan y crecen con vigor (¡normalmente por la noche, tomando una cerveza en casa!) Es fácil para mí crear nuevos diseños. Las ideas fluyen…. una y otra vez.”

Fernando ha hecho miles de bolsos en estos años y los han comprado gente de todo el mundo a su paso por Grazalema. Cree que su éxito se debe al ‘100% hecho a mano’ de sus productos.

“Desafortunadamente (en la marroquinería en esta zona) se abusa mucho del término. Deberían decir mejor ‘He empleado  mis manos para trabajar con una máchina de coser o una máquina de rebajar… ’ Mis bolsos son verdaderamente hecho a mano… ¡ven al taller y comprobarás que no hay ninguna máquina!”

Comprando un bolso  se garantiza que no solo es único, es también 100% artesanal. Estás apoyando  un oficio tradicional, parte de nuestro  patrimonio cultural  que está desapareciendo como tantos otros. Si encima compras de su línea ‘orgánico’ estás comprando un bolso hecho en pieles naturales, de curtición vegetal, sin químicos dañinos o productos sintéticos.

Un bolso . Una bonita y original pieza, hecha con cariño y profesionalidad, un bolso para toda la vida; un gasto sano y con sentido.